Escalabilidad

El tamaño del bloque es un problema presente. Incluso se ha creado división de opiniones en el núcleo de desarrolladores principales de Bitcoin, lo que llevó a crear nuevas versiones de Bitcoin alternativas a la original: Bitcoin Classic, Bitcoin Unlimited y Bitcoin Core.

Actualmente, el tamaño que tiene, ralentiza la red Bitcoin. No le da espacio para realizar más transacciones en períodos puntuales de gran actividad y muchas de ellas quedan fuera, teniendo que esperar a otros bloques disponibles. Lo que se traduce en que una transacción puede tardar horas o días en ser confirmada.

El hecho de aumentarle la capacidad a los bloques no resulta tan fácil. No es tan simple como eso. A continuación se ven las partes claves con las que interactúa el software de Bitcoin con el objetivo de que se entienda el trasfondo de esa decisión.

1. Almacenamiento. El ritmo al que está creciendo el espacio de almacenamiento en disco que ocupa la Blockchain es vertiginoso. Con una media mayor de transacciones la evolución sería también mayor. También habría más riesgo de centralización si no salen mejoras como las que ya están empezando a tomar forma, como la funcionalidad de “pruning“, que apareció en la versión 0.11.0 de Bitcoin y permite que un nodo pueda almacenar únicamente los últimos X MB de la cadena de bloque.

2. CPU. Toda transacción procesada en red, tiene que ser primero descargada y luego verificada. Las transacciones son algoritmos de criptografía (ECSDA, RIPEMD-160, SHA256) que pueden realizarse sin problema en un ordenador de gama media casero. Por lo que, los ordenadores actuales no tienen problemas y están equipados para ejecutar muchas más transacciones de las que pasan por Bitcoin actualmente.

3. Red. La velocidad de conexión de la red varía dependiendo del país/lugar en el mundo. Actualmente, no todos pueden disfrutar de una velocidad de conexión para realizar transacciones de este tipo. Lo cual preocupa desde el punto de vista de la centralización de los nodos y las barreras que puedan favorecer a que quede el control de la red en unas pocas manos.

4. Energía/Coste. Bitcoin cuenta con la red más potente del mundo, incluso mayor que Google. El cálculo es generado a través del hardware (mineros) por un proceso denominado “Proof of woork”.

Todo ello conlleva un coste energético muy alto. Existen expectativas de que en 2020, para producir un bitcoin se necesitarían 4.000 Kg de carbono y que toda la red Bitcoin consumiría energía como un país de tamaño de Dinamarca.

Es decir, que Bitcoin tiene un impacto eléctrico considerable, aunque está muy lejos del producido por el dinero tradicional.

→ Si te interesa el tema te recomendamos también

¿El precio del bitcoin cómo se determina?  

 

Call Now ButtonLLámanos