La tecnología que está detrás de la red Blockchain (Cadena de bloques) tiene un enorme potencial. Por ello, la revolución del Bitcoin y la Cadena de bloques se han equiparado  a la industria del ordenador personal en 1975 y de internet en 1993.

Una de sus aplicaciones emergentes más relevantes tiene que ver con lo que se conoce como “contratos inteligentes” o smart contracts.  Estos contratos inteligentes se han concebido para establecer una confirmación del cumplimiento de un contrato sin revelar ningún tipo de información confidencial sobre las partes y/o naturaleza de la transacción.

Las implicaciones que esto tiene en relación a la confianza y transparencia a la hora de realizar transacciones de cualquier tipo son sencillamente incontables.

A continuación se describen cuatro sectores en los que la cadena de bloques puede ser útil.

  1. Almacenamiento en la nube distribuido.

Los servicios de almacenamiento en la nube como Dropbox o Google Drive son centralizados y al usarlos estás confiando en que un único proveedor “responda” por los datos que almacenas en él. La aplicación de Blockchain puede acabar con esta vulnerabilidad.

  1. Patentes/Registro de Propiedad.

Uno de los primeros servicios no financieros que se le ha dado a la cadena de bloques es la inclusión de información encriptada dentro de las transacciones.

De esta manera se puede crear un hash imposible de replicar que está asociado a un documento único, almacenado fuera de la Blockchain.  Esto tiene una evidente aplicación para el registro de patentes o la protección de la propiedad intelectual.

Una empresa podría probar que ha creado una tecnología en una fecha concreta sin necesidad de hacer una aplicación formal para registrar la patente. Vinculando esos documentos internos al hash de una transacción realizada en ese momento y probar así que ellos han sido los primeros en desarrollarla.

  1. Voto electrónico.

Ya se han probado sistemas de voto electrónico pero han sido incapaces de resistir ataques de hackers y de tener fallos a la hora de hacer el recuento con total precisión.

La Blockchain puede solucionar esto ya que permitiría un sistema de voto en el que las identidades de los votantes estuviesen protegidas.

  1. Gobierno transparente.

Con la tecnología Blockchain, cualquier ayuntamiento o gobierno podría reflejar el estado de sus cuentas en tiempo real. Con una moneda como Bitcoin el ayuntamiento o gobierno solamente debería indicar cuál es la dirección que ellos gestionan.

Desde ese momento todos podríamos ver el estado de las cuentas, que entra y que sale: hasta el último céntimo, en tiempo real y con un coste cero. Si en un momento dado hay un pago que se va a una dirección que no se puede justificar con una factura, los auditores y la población entera lo vería al instante.

Además recordemos que Blockchain es una cadena, con lo que no puede meterse algo en ella a posteriori para intentar falsear las cuentas del pasado.

.

→ Si te interesa el tema te recomendamos también

Qué son las criptomonedas y sus principales características

 

Call Now ButtonLLámanos